Averígüelo, Vargas: 073

Pág. 073 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina
Sale RAMIRO, de noche
 
RAMIRO:

                 Amor, quien de noche os viere,
                 juzgará que a hurtar venís,
                 y en mí ese oficio cumplís;
                 que como en el alma os tengo,
                 hecho ladrón a hurtar vengo
                 favores de don Dionís.
                 La infanta por mil rodeos
                 muestra que me quiere bien,
                 si no se engañan también
                 mis ojos cual mis deseos;
                 mis pensamientos, Teseos
                 de este laberinto estraño,
                 o mi provecho o mi daño
                 averigüen; que me asombra
                 este don Dionís en sombra,
                 cabeza de este engaño.
                 Gente en la ventana siento.
                 ¡Ce! ¿Es la infanta?

FELIPA:

                 ¿Es don Dionís?

RAMIRO:

                 Don Dionís soy.

FELIPA:

                 ¿Y venís
                 solo?

RAMIRO:

                 Con mi pensamiento.
 
Sale don DIONÍS

DIONÍS:

                 Sólo en este sitio siento
                 descanso; amorosas quejas,
                 de puro antiguas y viejas,
                 como el fénix renacéis,
                 para que me atormentéis.
                 Mas gente siento en las rejas.
                     ¡Válgame Dios! ¿Quién será?