Averígüelo, Vargas: 072

Pág. 072 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


Sale doña FELIPA al balcón
 
 
FELIPA:

                 Noche, que desde los cielos,
                 hechos ojos las estrellas,
                 estáis mirando por ellas
                 mis amores y desvelos,
                 asegurad los recelos
                 que en mis pensamientos miro,
                 y pues de amores suspiro,
                 y vos mis quejas oís,
                 traedme aquí un don Dionís,
                 que sea sólo un don Ramiro.
                 ¿Si habrá entendido esta eni[g]ma?
                 Pero sí, porque el amor
                 siempre es buen entendedor,
                 y en cifras su fe sublima;
                 y si el que le tengo estima,
                 sabrá que entre los antojos
                 de mis mortales enojos,
                 cuando el temor me provoca,
                 llama a Dionís con la boca
                 y a Ramiro con los ojos.
                 Discreto es, y bien me quiere;
                 yo lo he visto; pues ¿quién duda
                 que solo al terrero acuda?
                 Alma, avisad si viniere.


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III