Averígüelo, Vargas: 071

Pág. 071 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina
RAMIRO:

                 Eso me pone en cuidado.
                 ¡Ay de mí! de veras llama
                 a Dionís su enamorado.
                 Manda que vaya conmigo
                 para darme entre mil celos
                 de mi desdicha castigo.
                 Si no entiende mis desvelos,
                 liviana esperanza sigo.

SANCHA:

                 ¿A don Dionís llama?

RAMIRO:

                 Sí,
                 y pensé que la cautela
                 era de llamarme a mí;
                 pero si yo en esta escuela
                 del amor las aprendí,
                 esta noche he de ir sin él
                 al balcón de su jardín,
                 y con la sombra fïel
                 de la noche, daré fin
                 a mi venganza crüel.
                 Daré mi mal a entender
                 por conocer su afición,
                 aunque si voy a perder
                 su fingida posesión,
                 no lo quisiera saber.
 
Vase

SANCHA:

                 ¿En nombre de don Dionís
                 vais a gozar la ocasión,
                 Ramiro? Si vos fingís
                 ser ladrón, yo soy ladrón
                 del amor que no adquirís.
                 Adelantarme he si puedo
                 con las alas de mi miedo
                 al jardín, por estorbar
                 que no la lleguéis a hablar;
                 que amor no es más que un enredo.
 
Vase.