Averígüelo, Vargas: 069

Pág. 069 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina
RAMIRO:

                 Sí.

FELIPA:

                 Comienzo a perder el miedo.

RAMIRO:

                 Yo el mío ya le perdí.

FELIPA:

                 Sabed que yo quiero bien
                 a don Dionís.

RAMIRO:

                 (¿Qué quimera
                 es ésta, cielos?) ¿A quién?

FELIPA:

                 Pues yo fui vuestra tercera,
                 sed mi tercero también.

RAMIRO:

                 Pues hacedme a mí tercero
                 como yo tercera a vos.

FELIPA:

                 Yo eso pido.

RAMIRO:

                 Yo eso quiero.

FELIPA:

                 Ansí ha de ser.

RAMIRO:

                 ¡Plega a Dios!
                 que dichoso fin espero.

FELIPA:

                 A don Dionís le diréis
                 que, aunque no se ha declarado,
                 le quiero bien; ya sabréis
                 dar como vuestro un recado,
                 si amor secreto tenéis.
                 Y decilde que le ruego
                 que sea más atrevido,
                 pues yo a decírselo llego;
                 y que esta noche le pido
                 que, a pesar de su sosiego,
                 me vea por el balcón
                 sin reja que al jardín mira
                 del parque; que hay ocasión,
                 y si de ella se retira,
                 que culpe su dilación.
                 En ausentándose Apolo
                 id; que el amor que acrisolo
                 estará aguardando. Adiós.
                 Decid que vaya con vos,
                 Ramiro, y que venga solo.

RAMIRO:

                 ¿Solo y conmigo?

FELIPA:

                 ¿Qué os cuesta
                 el decir esto?

RAMIRO:

                 Ahora bien,
                 ya le daré esa respuesta.

FELIPA:

                 Ramiro, id allá también,
                 porque sin vos no habrá fiesta.
 
Vase