Averígüelo, Vargas: 065

Pág. 065 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina
FELIPA:

                 Alegre estás.

SANCHA:

                 Sabe Dios
                 el dolor que me condena,
                 y si hay una misma pena,
                 señora infanta, en los dos.

FELIPA:

                 Grande amistad te ha cobrado
                 Ramiro; mucho te quiere.

SANCHA:

                 Entre todos me prefiere;
                 yo soy su mayor privado.

FELIPA:

                 Si tanto te ha satisfecho,
                 no hay duda sino que sabes
                 su amor, dándote las llaves
                 de su voluntad y pecho.
                 Dime, ansí Dios te dé vida,
                 si es que, como pienso, ama,
                 quién es su dichosa dama.

SANCHA:

                 (Ya veo, cielos, prevenida
                 la ocasión que deseaba.)
                 Diréte, señora mía,
                 lo que antes no me atrevía,
                 aunque cuidadoso andaba.

FELIPA:

                 Pues ¿qué sabes? Dilo aprisa.

SANCHA:

                 Ramiro me había rogado
                 que te trujese un recado
                 en que de su amor te avisa.

FELIPA:

                 Pues ¿quiéreme bien a mí?

SANCHA:

                 Con una pasión extraña.

FELIPA:

                 Ya él me ha dicho que me engaña.

SANCHA:

                 ¿Que te engaña ha dicho?

FELIPA:

                 Sí.

SANCHA:

                 A mí me engaña también.

FELIPA:

                 Pues ¿cómo?

SANCHA:

                 Porque me ha hecho
                 alcahuete sin provecho
                 de la que no quiere bien.

FELIPA:

                 Es un engaño discreto
                 para amartelar después
                 a mi dama doña Inés;
                 ya yo he sabido el secreto.