Averígüelo, Vargas: 061

Pág. 061 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


FELIPA:

                 ¿Qué queréis?

RAMIRO:

                 Muy bien
                 a quien lo merece.

FELIPA:

                 ¿A quién?

RAMIRO:

                 A vos, mi señora... no.

FELIPA:

                 ¿Pregúntoos yo si es a mí?

RAMIRO:

                 Pudiéraislo preguntar.

FELIPA:

                 Acabaos de declarar.

RAMIRO:

                 (Dije no por decir sí.
                 Pero en pretensión tan alta
                 ¿quién no se acobarda?)

FELIPA:

                 (Quiero
                 disimular.)

RAMIRO:

                 Lo primero
                 que en esta empresa me falta
                 es, señora, atrevimiento
                 de hablar.

FELIPA:

                 Perded el temor,
                 y no digáis vuestro amor
                 con tanto encarecimiento.

RAMIRO:

                 Quiero bien, pues, a una dama.

FELIPA:

                 Ya se entiende, pues sois hombre.

RAMIRO:

                 Y esta dama...

FELIPA:

                 Decí el nombre.

RAMIRO:

                 Dama esta dama se llama.

FELIPA:

                 ¿Y no más?

RAMIRO:

                 Volvíme atrás;
                 el nombre os diré otra vez.

FELIPA:

                 La dama del ajedrez
                 se llama dama no más.

RAMIRO:

                 Quisiera que vuestra alteza...

FELIPA:

                 Pediréis que tercie yo
                 con ella.

RAMIRO:

                 Señora, no.

FELIPA:

                 Habladme, pues, con llaneza.


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III