Averígüelo, Vargas: 060

Pág. 060 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


FELIPA:

                 Ramiro.

RAMIRO:

                 Señora mía.

FELIPA:

                 ¿Adónde vais?

RAMIRO:

                 No osaré
                 decillo.

FELIPA:

                 ¿Por qué?

RAMIRO:

                 Porque
                 no me atrevo, aunque querría.

FELIPA:

                 (¡Oh, si viniese a buscarme!)

RAMIRO:

                 (¡Oh, si gustase de oírme!)

FELIPA:

                 (Amor, aprende a ser firme.)

RAMIRO:

                 (Amor, comienza a ayudarme.)

FELIPA:

                 Llegaos más, y no os turbéis;
                 que estando a solas los dos,
                 bien podéis hablar.

RAMIRO:

                 Por Dios,
                 señora, que me escuchéis.

FELIPA:

                 (Sin duda me quiere bien;
                 que el rostro y los tiernos ojos,
                 [a pesar de mis enojos,]
                 mirándome, hablan también.)

RAMIRO:

                 No os pregunto, mi señora,
                 si sabéis qué es afición
                 por obra o por discreción;
                 que quien es cuerdo no ignora
                 que por obra no sabréis
                 lo que por ciencia alcanzáis;
                 quiero decir que no amáis,
                 pero que bien lo entendéis.

FELIPA:

                 (Ya el sol muestra su luz bella.)
                 Pasá adelante.

RAMIRO:

                 Sí haré;
                 que ganando tierra, iré
                 ganando cielo por ella.
                     Digo, señora, que yo
                 quiero...