Averígüelo, Vargas: 047

Pág. 047 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina
DIONÍS:

                  El interés
                  que de ese cargo consigo
                  me obliga por justa ley,
                  a vos, señor, como a rey,
                  y a vos como a fiel amigo,
                  dándoos la fama loores
                  que eternamente gocéis,
                  pues hoy, sin ser rey, hacéis
                  comendadores mayores.

RAMIRO:

                  Amigos, don Dionís, hago,
                  que es más precioso caudal.

REY:

                  Sed, Ramiro, en Portugal
                  maestre de Santïago;
                  que quiero que el mundo muestre
                  lo que la cruz hace en vos.

RAMIRO:

                  Hágaos gran monarca Dios,
                  pues que me hacéis gran maestre.

REY:

                  Ya del infante mi tío
                  sé que nobleza y valor
                  os hacen merecedor
                  del cargo que de vos fío.

PEDRO:

                  ¿Qué más valor que agradarte,
                  si ansí quien te sirve vuela?

RAMIRO:

                  El condado de Penela
                  dio al padre de don Duarte
                  el vuestro, que está en el cielo,
                  sólo por su vida; y él,
                  que es el vasallo más fiel
                  de cuantos celebra el suelo,
                  que se le perpetuéis
                  os suplica, gran señor.

REY:

                  Si vos sois intercesor,
                  Ramiro, ¿qué pediréis
                  que no alcancéis? Dadle parte
                  de eso al infante mi tío;
                  que a él sujeto el gusto mío.

PEDRO:

                  Penela está en don Düarte,
                  señor, muy bien empleado.

REY:

                  Désele a Penela, pues.

DUARTE:

                  Pon en mi boca esos pies.