Averígüelo, Vargas: 044

Pág. 044 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


TABACO:

                  ¿Quién es la "hola"?
                  Hablad como habéis de hablar;
                  que aunque la corte sea mar,
                  no tengo yo de ser ola.
                  Don Tabaco es mi apellido,
                  porque en estas ocasiones
                  la poesía y los dones
                  a tanta baja han venido
                  que hay ya dones al soslayo,
                  y de agujas y banquetas
                  levanta Apolo poetas,
                  como dones de un lacayo.
                  Y en mí no es el "don" postizo;
                  que un don Tabaco es de honrar,
                  por ser su antiguo solar
                  narices con romadizo.

DIONÍS:

                  Humor tenéis.

TABACO:

                  Ya lo veis;
                  soy hombre de humos y humor.

DUARTE:

                  Escuchad. Vuestro señor
                  ¿de dónde es, si lo sabéis?

TABACO:

                  Su nombre se soleniza.

DIONÍS:

                  ¿Es caballero?

TABACO:

                  Eso infiero,
                  pues de puro caballero,
                  nació en la caballeriza.

DUARTE:

                  Dejad burlas tan pesadas.

TABACO:

                  En su sangre hay encomiendas.

DIONÍS:

                  ¿Y es hombre de prendas?

TABACO:

                  ¿Prendas?
                  Algunas tiene empeñadas.

DIONÍS:

                  Prendas de nobleza llamo.

TABACO:

                  No lo entendí, perdonad.

DIONÍS:

                  ¿Es hombre de calidad?

TABACO:

                  Sí, es muy cálido mi amo;
                  que ansí lo dijo un dotor.

DUARTE:

                  O vos sois un gran bellaco
                  o un gran tonto.

TABACO:

                  Soy Tabaco,
                  que es uno y otro, señor.
 
Vase