Averígüelo, Vargas: 042

Pág. 042 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


DUARTE:

                  Él merece por el talle
                  con que la corte enamora,
                  por el noble proceder
                  que con los títulos tiene,
                  por la humildad con que viene
                  a darnos a conocer
                  cuán ajeno de ambición
                  al rey y al infante obliga
                  a que en su aumento prosiga,
                  y por la conversación
                  apacible con que alcanza
                  renombre su juventud,
                  que envidiemos su virtud
                  y alabemos su privanza.
                  Mas ¿sabéis lo que concluyo
                  del amor con que el señor
                  infante le hace favor?
                  Que debe ser hijo suyo.

DIONÍS:

                  ¡Pluguiera a Dios! Sosegara
                  mi amoroso frenesí,
                  si eso, amigo, fuera ansí;
                  porque la sospecha avara
                  que tengo de que la infanta
                  le quiere bien, es ya tal,
                  que temo querelle mal.

DUARTE:

                  ¿Celos tenéis?

DIONÍS:

                  ¿Qué os espanta,
                  si cuando solos se ven,
                  por las lenguas de los ojos,
                  a costa de mis enojos,
                  dicen que se quieren bien?
                  Por Dios, que me pesaría
                  de que fuésemos los dos
                  enemigos, y por Dios,
                  que si la loca porfía
                  crece, siendo su interés
                  en mi daño, que sospecho
                  que le ha de hacer mal provecho.

DUARTE:

                  Yo he de averiguar quién es
                  don Ramiro.


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III