Averígüelo, Vargas: 039

Pág. 039 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

                 Ramiro, mucho debéis
                 al prïor, porque os envía
                 a la corte; yo querría
                 que su esperanza aumentéis.

FELIPA:

                 (¿A la corte? ¡Oh, venturosa
                 yo, que en la corte y palacio
                 puedo querelle despacio!
                 Mas ¿no me falta otra cosa
                 que rendir mi pensamiento
                 a quien ayer fue un villano?
                 Pero no es en nuestra mano
                 este primer movimiento.)

RAMIRO:

                 El servir a vuestra alteza
                 tendré yo por gloria mía.

PEDRO:

                 Que sirváis al rey querría.

DIONÍS:

                 ¿Qué no entendida grandeza
                 es ésta? Escudero amigo,
                 ¿quién es este caballero?

TABACO:

                 Yo fui labrador primero,
                 y aqueste andaba conmigo;
                 pero el prïor le ha envïado.

DIONÍS:

                 De esta novedad me admiro.
                 ¿Cómo se llama?

TABACO:

                 Ramiro;
                 mal nombre para casado.
                 Yo me llamaba Tabaco,
                 y era sonado en mi aldea,
                 y agora no sé quién sea,
                 si no me escurro y me saco
                 de estos dos fuelles; que voy
                 con ellos con mucho tiento;
                 que van hinchados del viento
                 que yo de miedo les doy.

PEDRO:

                 Esto ha de ser, y confío
                 que este favor que os he hecho
                 os ha de hacer buen provecho.