Averígüelo, Vargas: 038

Pág. 038 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


Salen RAMIRO y TABACO.
[Habla RAMIRO a TABACO]
  
RAMIRO:

                 (La ocasión misma me ayuda,
                 pues llego y al mismo instante
                 encuentro al señor infante.)

TABACO:

                 (Dichoso has de ser sin duda.)

RAMIRO:

                 Mande darme vuestra alteza
                 sus manos.
 
Dale un pliego

PEDRO:

                 Seáis bien venido,
                 Ramiro.

TABACO:

                 (¿Ya es conocido?
                 ¡Gran memoria!)

RAMIRO:

                 (¡Gran belleza!)
 
A INÉS

FELIPA:

                 ¡Ay, amiga! ¿No es aquél
                 el aldeano?

INÉS:

                 Señora,
                 él es.

FELIPA:

                 Conocíle agora
                 (como siempre pienso en él).

TABACO:

                 Señor.

RAMIRO:

                 Calla.

TABACO:

                 No podré,
                 si no me enseña y me avisa,
                 si me viene alguna prisa,
                 por dónde me proveeré;
                 que no me he visto jamás,
                 señor, con tanta agujeta,
                 y esta ventana inquieta
                 fuese mejor por detrás.