Averígüelo, Vargas: 037

Pág. 037 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


DIONÍS:

                 De amor y de cortesía
                 da indicios su Majestad.

DUARTE:

                 El amor en tierna edad
                 sin sentir se forma y cría.

FELIPA:

                 Yo me encargo, mi señor,
                 de entretener, como es justo,
                 con regalos vuestro gusto.

REY:

                 Y con favores mi amor.
                 Y con esa confïanza
                 que el alma agora desea,
                 quiero salir, que me vea
                 el reino.

ACUÑA:

                 ¡Extraña mudanza!
                 ¡Que en un niño pueda hacer
                 el ser rey tan grande estima
                 de sí mismo!

REY:

                 Infanta, prima,
                 adiós, y volvedme a ver.

PEDRO:

                 No acompaño, gran señor,
                 vuestra persona, aunque es tanta
                 mi obligación; que la infanta
                 queda sola.
 
Vanse el REY, don DUARTE, don EGAS, ACUÑA, y
los demás caballeros
  

DIONÍS:

                 (¡Ay dulce amor!
                 Pero el infante se queda;
                 no puedo hablar a mi bien.
                 Noche venturosa, ven
                 más apriesa, porque pueda.)