Averígüelo, Vargas: 035

Pág. 035 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina
EGAS:

                 ¡Raro ejemplo de fe!

DUARTE:

                 ¡Divino pecho
                 de portugués! Que estima en más su fama
                 que hacer dudoso su real derecho
                 en este reino que le estima y ama.

DIONÍS:

                 Veníale al infante muy estrecho,
                 aunque es grande, este reino; que le llama
                 la pretensión del África, y desea
                 que toda aquélla su corona sea.

REY:

                 Y ansí, como agradecido,
                 no digo más, que no puedo,
                 y de vuestra alteza quedo
                 a los favores rendido.

PEDRO:

                 Vuestra Majestad, señor,
                 aunque se muestra obligado,
                 me mande; que me ha quedado
                 muy grande resto de amor;
                 porque en mi pecho leal
                 mucha afición se atesora,
                 pues lo que he dado hasta agora
                 es una corta señal,
                 es una prueba no más
                 de mi lealtad y mi amor,
                 y a quien es buen pagador
                 no duelen prendas jamás.

REY:

                 Quiero, señor, que miréis
                 este reino y mi persona
                 como vuestro; esta corona,
                 infante, vos la tenéis.
                 Y ansí será justa ley
                 que os obliguéis de presente
                 a sacarme un rey prudente,
                 ya que me sacastes rey.
                 Y si no lo hacéis ansí,
                 infante, podré quejarme;
                 que hacerme rey es no honrarme,
                 y hacerme rey justo, sí.