Averígüelo, Vargas: 033

Pág. 033 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

                 ¿Por qué os parece, nobles caballeros,
                 que es justo darme la real corona?

DIONÍS:

                 Porque entre dos iguales herederos
                 se prefiere el valor de la persona.
                 Tu espada, gran señor, cuyos aceros
                 el África en sus márgenes pregona,
                 tu gobierno, tu industria, tu prudencia,
                 se esmaltan con tus canas y presencia.

PEDRO:

                 ¿No rendís a mi acuerdo vuestro gusto?

DIONÍS:

                 Felicísimo príncipe, en tu mano
                 se rinde Portugal y el reino justo,
                 siempre leal a tu difunto hermano.

DUARTE:

                 El sacro imperio del romano Augusto,
                 con más lealtad que al César soberano,
                 se quisiera rendir a tales plantas,
                 pues nacen de ellas esperanzas tantas.

PEDRO:

                 Yo subo, pues, a la invencible silla
                 en el real tablado prevenido.

DIONÍS:

                 ¡Viva el rey mi señor, a quien se humilla
                 el trono real a su valor rendido!

ACUÑA:

                 Tu mudanza, señor, me maravilla.
                 ¡Lealtad mudable, por ingrato olvido!
                 Mas siempre, por reinar, dicen los reyes
                 que han de romperse las piadosas leyes.