Averígüelo, Vargas: 031

Pág. 031 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


DIONÍS:

                 Creyóse que en las cortes que se han hecho
                 viniese a ellas el señor infante
                 a tomar la corona con el pecho
                 que se la ofrece reino semejante;
                 mas él, fundado en natural derecho
                 de tierno amor y de piedad constante,
                 quiere que herede don Alfonso el quinto,
                 y no pueda salir del laberinto.
                 El reino junto en votos dividido
                 salió, y dejó la causa sin sentencia,
                 por si fuese el infante persuadido
                 con razones que enseña la experiencia.

EGAS:

                 Al cielo santo le suplico y pido
                 abra los ojos de su real prudencia
                 al infante don Pedro, que reciba
                 el noble reino, y largos años viva.
 
Sale ACUÑA

ACUÑA:

                 Caballeros ilustres y leales
                 del reino más ilustre, leal y santo
                 que mira con sus ojos inmortales
                 el sol hermoso que os envidia tanto,
                 parece, si no mienten las señales,
                 que con recelo, con temor y espanto
                 os retiráis, cuando el señor infante
                 muestra la fe de su valor constante.
                 El reino le ofrecistes a su alteza,
                 como tío del príncipe heredero,
                 temiendo de su edad que su cabeza
                 no puede sustentar un muro entero;
                 mas el infante, cuya real nobleza
                 le muestra descendiente verdadero
                 de sus heroicos padres, no permite
                 que al legítimo dueño se le quite.
                 Y yo, que del infante valeroso
                 antiguo y noble consejero he sido,
                 estoy de su constancia más glorioso
                 que si hubiera en el África vencido;
                 y ansí os vengo a pedir, reino famoso,
                 que estiméis su valor, y sea servido
                 el niño rey, en cuya tierna mano
                 le pongáis este reino lusitano.


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III