Averígüelo, Vargas: 030

Pág. 030 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


Sale don EGAS
 
EGAS:

                 (Quien de razón ni de experiencia larga
                 no hiciere estima o pierde la memoria,
                 y de estos reinos el gobierno encarga
                 a un tierno niño, eclipsará su gloria.
                 Si es la corona tan pesada carga
                 que al fin la llama la romana historia
                 un muro en la cabeza, no está el muro
                 en la de un niño rey firme y seguro.)

DIONÍS:

                 Don Egas...

EGAS:

                 Don Dionís...

DIONÍS:

                 Pues, don Düarte,
                 ¿qué forzosa ocasión os trae confuso?

DUARTE:

                 No quisiera ser voto o tener parte
                 en quien a un niño la corona puso.
                 Llama Platón, como prudente, al arte
                 de gobernar por experiencia y uso,
                 el arte de las artes, y no puede
                 ser un niño tan docto que la herede.

DIONÍS:

                 Esa misma razón me trae suspenso,
                 si me vine enfadado de la sala,
                 pues tan pequeño príncipe, no pienso
                 que a la grandeza de este reino iguala;
                 y por enigma del cuidado inmenso
                 del gobierno real pinta y señala
                 el griego un instrumento no templado,
                 que es más difícil gobernar su estado.

EGAS:

                 El infante don Pedro, del rey muerto
                 hermano valeroso, aunque segundo,
                 tiene este reino, confïado y cierto
                 que puede y sabe gobernar el mundo.
                 Llegue esta nave a tan seguro puerto,
                 pues en el golfo de este mar profundo
                 la dejó nuestro rey; que no es mi voto
                 que sea un niño su real piloto.