Averígüelo, Vargas: 029

Pág. 029 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


ALFONSO:

                 Vestilde allá.

TABACO:

                 ¡Las quimeras
                 que hay en este encantamiento!

CABELLO:

                 Vamos.

TABACO:

                 Parezco jumento,
                 pues llevo las aguaderas.

ALFONSO:

                 ¡Ea!, adiós.

RAMIRO:

                 Adiós, mi bien.

ALFONSO:

                 No lloréis más.

SANCHA:

                 Es en vano.

ALFONSO:

                 Vamos.

SANCHA:

                 (¿Mas si aqueste enano
                 me llevase a Santarén?)
 
Vanse. Sale don DIONÍS

DIONÍS:

                 Quien hereda el valor y la prudencia
                 con la nobleza y sangre lusitana
                 del griego ilustre en fama y experiencia,
                 tan celebrado por su edad anciana,
                 no se deje vencer de la inocencia
                 de un niño rey, por la pasión tirana
                 de quien pretende gobernar su estado,
                 que no puede del rey ser gobernado.
 
Sale don DUARTE

DUARTE:

                 (El que tuviere discreción, nobleza,
                 valor y aliento en su invencible pecho,
                 no se deje rendir de una flaqueza,
                 aunque piadosa, sin ningún provecho.
                 Pide el gobierno heroica fortaleza,
                 y dice la experiencia, que se ha hecho
                 de lastimosos daños, que proceden
                 de que tan niños príncipes hereden.)


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III