Averígüelo, Vargas: 028

Pág. 028 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina
SANCHA:

                 ¿No he de llorar,
                 viéndoos, señor, apartar,
                 y perdiéndoos a los dos
                     en un punto?

ALFONSO:

                 No hayáis miedo
                 que Ramiro tarde mucho.

SANCHA:

                 (¡Con qué de sospechas lucho!
                 ¡Con qué de pesares quedo!)

RAMIRO:

                 ¿No me abrazáis?

SANCHA:

                 ¡Que sea tanta
                 mi desdicha! (¡Oh, quién los ojos
                 os sacara!)

RAMIRO:

                 (¿Por qué enojos?)

SANCHA:

                 (Porque no viesen la infanta.)

RAMIRO:

                 (Con su nombre me molestas.)
 
Salen TABACO, vestido de risa, metido en una calza
todo el cuerpo, y CABELLO

TABACO:

                 No sé cómo puedo andar.

RAMIRO:

                 ¿Qué es eso, loco?

TABACO:

                 Llevar
                 dos mil lacayos a cuestas.
                 Vamos; que no ha sido poco
                 el acertarme a poner
                 tanto andrajo. ¿Qué hay que hacer?
                 ¿No picamos?

ALFONSO:

                 ¿Estás loco?

TABACO:

                 Si me has puesto en esta jaula,
                 claro está que loco estoy;
                 ven, que tu Gandalín soy,
                 y tú mi Amadís de Gaula.
                 La mitad de este vestido
                 puedes dar a otro; que yo
                 suficientemente vo
                 en una calza embutido.
                 Este laberinto chato
                 será bien que a otro le des,
                 porque a mí para ambos pies
                 me basta aqueste zapato.