Averígüelo, Vargas: 026

Pág. 026 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


Salen don ALFONSO, don NUÑO, RAMIRO,
de galán, SANCHA, CRIADOS
NUÑO:

                 Un enano, señor, llevo
                 al rey niño, con que tenga
                 pasatiempo y se entretenga,
                 tan pequeño, que me atrevo
                 a decir que con tener
                 veinte años, no os llegará
                 a la rodilla; ya está
                 dos leguas de aquí, y con ser
                 tan pequeño como cuento,
                 en la proporción y el talle
                 es tan galán que envidialle
                 pueden, señor, más de ciento,
                 porque no excede en grandeza
                 en brazos, manos, ni pies;
                 todo un brinco de oro es
                 en el cuerpo y la cabeza.
                 Cayó en el camino malo,
                 y gustaré que se cure
                 aquí, donde se asegure
                 su salud y su regalo,
                 porque sé que ha de gustar
                 mucho el rey de él, os prometo;
                 que es muy agudo y discreto.

ALFONSO:

                 Aquí le podéis dejar,
                 don Nuño; que aunque me parto
                 a Castilla, en casa queda
                 gente que cuidar de él pueda;
                 aposéntese en mi cuarto.

NUÑO:

                 Pues yo, señor, voy por él;
                 que en Momblanco y su quietud
                 presto cobrará salud.

ALFONSO:

                 Aquí tendrán cargo de él.
 
Vase don NUÑO