Averígüelo, Vargas: 018

Pág. 018 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Sancha, ¿qué agravio[s] te he hecho,
                 para que esas quejas des?
                 ¿Qué desdenes te dan pena?
                 ¿Qué palabras te quebré?
                 Yo, Sancha, pues no lo sabes,
                 si hasta aquí te quise bien,
                 fue quererte como a niña,
                 pero no como a mujer;
                 que para eso aun es temprano,
                 y todos cuantos te ven
                 no te aman por lo que eres,
                 sino por lo que has de ser.
                 Mi inclinación natural,
                 aunque entre el tosco buriel
                 nací, sin saber quién soy
                 ni quién fue quien me dio el ser,
                 me fuerza a ser cortesano,
                 y apenas mi ojos ven
                 una dama de palacio,
                 o un fidalgo portugués,
                 cuando se me inquieta el alma,
                 y he menester que a los pies
                 ponga grillos la prudencia,
                 porque no corran tras él.
                 Vino el infante don Pedro
                 a esta casa de placer,
                 trujo a la infanta su hija
                 consigo, a verla llegué,
                 preguntóme algunas cosas,
                 respondí por ser cortés;
                 parecióte, Sancha, mal,
                 y parecióme muy bien.
                 Siempre fuiste, sino entonces,
                 discreta en tu proceder,
                 sino es hoy que, de liviana,
                 pesada has venido a ser.
                 Te enfadó mi inclinación
                 cortesana; el parecer
                 de doña Felipa hermosa,
                 en cuya cara miré
                 rosas, coral, perlas, nieve,
                 obligado me ha a que esté
                 triste, Sancha, y pensativo.
                 ¡Oh, quién pudiera ser rey,
                 si hay reyes con tantas partes
                 que lleguen a merecer
                 el sol, solo en la hermosura,
                 que rayo de mi amor fue!


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III