Averígüelo, Vargas: 011

Pág. 011 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina
ALFONSO:

                 Trece, aunque en engaños
                 vence su aguda niñez
                 la más astuta vejez.
                 Hay de ella cuentos extraños
                     en esta sierra.

PEDRO:

                 ¿Y qué nombre
                 tiene?

ALFONSO:

                 Sancha, y él Ramiro.

PEDRO:

                 ¡Bella mujer y bello hombre!
                 Pintado en sus caras miro
                 su padre. ¡Qué gentil hombre
                     mancebo!

ALFONSO:

                 Aun entre sayal
                 descubre la sangre real
                 de su belicoso padre.

PEDRO:

                 Y la de su noble madre,
                 que por ser tan principal,
                     según mi hermano me dijo,
                 su nombre encubre.

ALFONSO:

                 Colijo
                 que por bien empleada diera
                 cualquier liviandad, si viera,
                 señor, tal hija y tal hijo.
                     Con la infanta mi señora,
                 y hija vuestra, están hablando.

PEDRO:

                 Su presencia me enamora;
                 lo que están los dos tratando
                 quiero escuchar.
 
Acércase a ellas
 

RAMIRO:

                 Yo, señora,
                     conozco de mis intentos
                 que a vender merecimientos
                 el mundo, el alma llegara
                 y infinitos la comprara,
                 si a trueco de pensamientos
                     me los diera.

SANCHA:

                 Y yo también
                 sé que de saber me pesa
                 lo que sé, por saber quien
                 sabe que sé, en esta empresa,
                 que no sois hombre de bien.