Averígüelo, Vargas: 007

Pág. 007 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

                 Mientras el rey mi sobrino,
                 que tiene solos diez años,
                 crece, pues doña Leonor
                 da en partirse, gran prïor,
                 su tutela aceptaré
                 y el gobierno, porque esté
                 libre el reino del temor
                 en que las alteraciones
                 de dañadas intenciones
                 ponen su lealtad y ley,
                 cuando, por ser niño el rey,
                 anda la fe en opiniones.
 
A RAMIRO
  

SANCHA:

                 (No la tienes de mirar.)

FELIPA:

                 ¿Cuánto hay de aquí a Santarén?

RAMIRO:

                 Diez leguas suelen contar.

SANCHA:

                 (¡Qué presto fuiste...!)

RAMIRO:

                  (Hago bien.)

SANCHA:

                 (Todo es por darme pesar.
                 Pues, ¡para ésta...!)

FELIPA:

                 ¿Hay mucha caza
                 por este monte?

RAMIRO:

                 Es de traza
                 que ella misma nos provoca
                 entre los pies.

SANCHA:

                 Hay tan poca
                 que es necio quien se embaraza
                 en buscalla; no hay mentir.

RAMIRO:

                 (Sancha, ¿queréisme dejar?)

SANCHA:

                 (Hete de contradecir
                 en todo.)

FELIPA:

                 ¿A quién he de dar
                 crédito?

RAMIRO:

                 No he de fingir
                 contigo yo; esta rapaza
                 ¿qué puede saber de caza?