Averígüelo, Vargas: 003

Pág. 003 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


                 |-
ALFONSO:

                 Si no corta el tiempo ingrato
                     el hilo a mis pensamientos,
                 pagarán este favor
                 --aunque mis merecimientos
                 no igualen a su valor--
                 nobles agradecimientos
                     de un pecho por vos honrado.
                 Pero no me había acordado
                 de daros el parabién
                 del cargo, señor, que ven
                 estos reinos empleado
                     tan bien en vos. Largos años
                 gobernéis esta corona,
                 porque restauréis los daños
                 que la desdicha pregona
                 de sucesos tan extraños.
                     Que si quedó Portugal
                 y su corona real
                 huérfana y llena de luto,
                 cogiendo violento el fruto
                 el tirano universal
                     de nuestro rey malogrado,
                 porque quede consolado
                 y el llanto pueda enjugar,
                 vos quedáis en su lugar
                 para gobernar su estado;
                     pues muerto el rey don Düarte,
                 señor nuestro y vuestro hermano,
                 nadie llenará esta parte
                 sino el valor soberano
                 que en vos el cielo reparte;
                     y el niño rey, que ya está
                 en vuestra ilustre tutela,
                 en vos, gran señor, tendrá
                 una general escuela
                 en quien acrecentará
                     el valor que conjeturo;
                 pues porque viva seguro
                 con el valor que merece,
                 venís a ser, mientras crece,
                 él la hiedra y vos el muro.