Aquí do me persiguen mis cuidados

Aquí do me persiguen mis cuidados de Fernando de Herrera


 Aquí do me persiguen mis cuidados,   
 solo, sin mi Luz bella y ofendido,   
 en noche de dolor siempre escondido,   
 lamento mis deseos engañados.   
 

 Vuelvo a ver mis contentos ya pasados 
 para mayor afán; que el bien perdido   
 más duele al que se ve en confuso olvido,   
 y contra sí sus males con jurados.   
 

 Cuanto intento alentar mi acerba pena,   
 y cuanto fundo en esperanza y tengo,  
 todo gasta y destruye mi tormento.   
 

 Vos, que rota de amor la impía cadena,   
 respiráis del trabajo que sostengo,   
 dadme esfuerzo en tan grave sentimiento.