Escribir es mi vicio.
 Primero, fueron cartas, luego cuentos, ahora palabras.
 Y de las tres costumbres, ninguna es mejor.
 Lo mismo es placer. La pluma que escriba o escriba el pensar.