Abrir menú principal

Ansia de estatua
de Federico García Lorca



   Rumor.
Aunque no quede más que el rumor.

   Aroma.
Aunque no quede más que el aroma.

   Pero arranca de mí el recuerdo
y el color de las viejas horas.

   Dolor.
Frente al mágico y vivo dolor.

   Batalla.
En la auténtica y sucia batalla.

   ¡Pero quita la gente invisible
que rodea perenne mi casa.