Amor y celos hacen discretos: 40

Jornada II
Pág. 40 de 88
Amor y celos hacen discretos Jornada II Tirso de Molina


DUQUESA

Basta que empieza en azares
el juego de nuestro amor,
si es infernal su rigor, 175
¿qué serán celos a pares?
Los unos trae el correo,
los otros caseros son,
estremada provisión
para venir de acarreo. 180
Veamos el desengaño
que adivinan mis temores,
a celos registradores,
siempre buscáis vuestro daño.
¡Un retrato viene dentro, 185
bello rostro de mujer!
Quien duda que he de perder,
si es azar, aqueste encuentro.
Digno empleo de Español,
logro hermoso de los cielos, 190
pero mírola con celos,
aventajarela al Sol.
Leamos alma sin miedo,
que pues en mi poder se halla,
en estatua he de quemalla, 195
ya que en persona no puedo.

(Lee.)


Amor, agravio y ausencia conjurados contra mi sosiego, fueron tan solícitos, que se informaron del camino que hicistes, desde la noche, que en agravio de la amistad de don Vela, a él lo heristeis, y a mí me desacreditastes, murió inocente. El Rey os busca airado, promete aplacalle la Reina su madre vuestra prima. Ese retrato lleva trasladado el rostro, y la seguridad de vuestra sospecha; tratalde bien, que es huésped, y respondedme, aunque sean injurias, que a la molesta privación de vuestras cartas, es único remedio de ausencias penosas, el cielo os desengañe. Dios os guarde, &c.
Doña Leonor de Castro.



Celos, ya estáis declarados,
en vano son resistencias
donde sobran competencias,
y multiplican cuidados. 200
Propósitos mal logrados,
si os engaña
un nieto del Rey de España,
¿qué os lastima?
A su Reina llama prima, 205
contra celos,
coronas, amor, desvelos,
¿qué valor será de estima?
Remedia con su retrato
ausencias doña Leonor, 210
muerto su competidor
no será don Pedro ingrato.
Si la industria y el recato
no procura
a dejar de su hermosura 215
valedores.
Con tales despertadores,
¿de qué sueño,
no resucitan el dueño
de su gusto, y mis temores? 220
Si despierta, ¿quién podrá
contra memoria celosa
de española tan hermosa
oponerse? Claro está,
que es locura, si se va, 225
su mudanza
dará muerte a mi esperanza;
resistirse,
si se queda, es prevenirse
a tormentos; 230
¿qué haremos pues, pensamientos
entre el quedar y el partirse?