Amor y celos hacen discretos: 30

Jornada I
Pág. 30 de 88
Amor y celos hacen discretos Jornada I Tirso de Molina


(Sale VITORIA, CARLOS y ROMERO.)
  
CARLOS

Prometole a v. Excelencia.
que la quiero tanto, tanto.


ROMERO

Con la turbación que empieza.


CARLOS

Dígalo mi secretario. 880


VITORIA

Guardad señor Mariscal
testigos tan abonados
para incrédulas envidias,
que pretenden desdoraros,
que para conmigo, os juro, 885
que estáis tan acreditado
como dirán los papeles
que tengo vuestros, y paso
por ellos cada momento
los ojos, y el gusto hallando 890
cada vez más que admirar;
que yo jamás hice caso
de hipérboles habladores,
que sin sentir los cuidados
que encarecen, se acreditan. 895


ROMERO

Tiene amor sus papagayos.


VITORIA

Como es potencia del alma
la voluntad, y esta ha dado
en el discreto sus veces,
al entendimiento esclavo, 900
que con sosegado estudio
discurriendo, y meditando
ama del modo que piensa
mayor, cuanto más de espacio
conversables elocuencias, 905
tan copiosas de vocablos,
que parecen Calepinos,
sospecho yo, y no me engaño,
que con la facilidad
que se enamoran hablando, 910
se olvidan aborreciendo,
más vale amor asentado,
que no el que en solo la lengua
encarecen cortesanos.