Amor y celos hacen discretos: 05

Jornada I
Pág. 05 de 88
Amor y celos hacen discretos Jornada I Tirso de Molina


VITORIA

¡Ay tal estancia de amantes!
¡Qué buena ponderación,
qué sazonado renglón! 95
  
(Sale el DUQUE DE PLACENCIA.)
  

DUQUE DE PLACENCIA

Aunque haya llegado antes,
Duquesa, y señora mía,
Rugero, recomendado
del Rey, de quien es privado,
no por eso desconfía 100
mi pretensión, si es que alcanza,
como es justo, a v. Excelencia,
que la cordura y prudencia
consisten en la tardanza.
El gran Duque de Milán 105
ha tomado por su cuenta
mi amor, y ampararle intenta;
quién duda que suplirán
sus favores lo que en mí
falta en méritos, en esta 110
 
(Dale una carta.)
 
mis deseos manifiesta;
quién dudará que vencí.


DUQUESA

Fío yo de la cordura
de mi hermana, que sabrá
conocer cuán bien le está 115
el no perder tal ventura.
Yo, Duque, le advertiré,
lo que se me encarga aquí.


DUQUE DE PLACENCIA

Interceded vos por mí
como ofrecéis, y saldré 120
del mar de tanto desvelo
al puerto de mi quietud.


DUQUESA

Veréis mi solicitud
muy presto, guardeos el cielo.