Adelina de paseo de Federico García Lorca



   La mar no tiene naranjas,
ni Sevilla tiene amor.
Morena, qué luz de fuego.
Préstame tu quitasol.

   Me pondrá la cara verde,
zumo de lima y limón.
tus palabras, pececillos,
nadarán alrededor.

   La mar no tiene naranjas.
Ay, amor.
¡Ni Sevilla tiene amor!