Abrir menú principal

Acta de fundación de la Federación Fajardina

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


En la ciudad de Lima a los diez y siete días del mes de febrero de mil novecientos cincuenta y nueve, en el local de la Asamblea de Sociedades Unidas, en jirón Miro Quesada Nº 549 (número quinientos cuarenta y nueve) bajo la presidencia del señor Aparicio Godoy Vargas del distrito de Vilcanchos y con la asistencia de los señores Ananías Sumari Mendoza, Celso Meza Salazar y César Molina del distrito de Huancasancos; Armando Alfaro Rodríguez, Mariano Cornejo Romaivilla y Félix Rezza Cárdenas del distrito de Canaria; Zósimo Pilhuamán, David Tumbalobos, Nicolás Quichua y Quintiliano Torres del distrito de Carapo; Manuel Quispe Mitma, Nicolás Asto y Juan Fernández del distrito de Huancapi; Guillermo Huyhua, Lucio Pacsi, Gregorio Chipana, Guillermo Conde, Cleto Cusi, Demetrio Cusi, Antonio Chamba, Venancio Chamba, Guillermo Chipana, Cornelio Linares, Emilio Alca y Daniel Huyhua del distrito de Apongo; Luciano Pablo, Mauro Cacñahuaray y Renato Retamozo del distrito de Huancaraylla; Teófilo Palomino y Teófilo Mendoza del distrito de Colca; Alejandro Tacsi y Mariano Palomino del distrito de Hualla; Félix Mendoza Llantoy y Vitervo Vargas Campos del distrito de Vilcanchos; Celestino Chalco, Teófilo Flores, Miguel Huamaní, Sergio Flores, Valentín Martínez, Edilberto Rayme, Clemente Rayme, Mauro Chávez de Asquipata; Nemesio Flores y Víctor Gonzáles de Umasi; Angel Pelayo Sosa Paucarima de Taca; Honorato Torres y Fernando Tueros de Morcolla Chico; Gonzalo García Arotinco de Raccaya; Epifanio Pérez Yarasca y Gliserio Yarasca Palomino de Porta Cruz; Jesús Huayhualla y Clemente Huayhualla de San José; Miguel Antonio Ayala y Marciano Araujo de Espite; Severino Romaní Clemente y Telésforo Yllaconzo de Tiquihua; y actuando de Secretario de Actas el señor Diego Flores Allcca del distrito de Apongo; queda abierta la asamblea siendo las diez y cuarto de la noche.

Se dio lectura el acta de la Asamblea Preliminar de diez del presente mes, el cual fue aprobado con la única observación formulada por el señor Ananías Sumari, quien dejo constancia que él no había expresado que los huancasanquinos venían en calidad de observadores sino el señor Molina y lo que él dijo fue que Huancasancos estaba interesado en este movimiento de fundar la Federación y con este objeto acreditaba como sus delegados a los señores Ananías Sumari, César Molina y Adán Sumari.

El señor Presidente manifestó que el objeto de esta convocatoria y de conformidad con lo acordado en la última asamblea preliminar, era lo de contemplar la constitución de la Federación Fajardina. Acto seguido se dio lectura la moción que da iniciativa a este movimiento, igualmente, se dio lectura a la copia de las notas cursadas convocando a esta asamblea.

El señor Quintiliano Torres, preguntó al señor Presidente, dijo: qué criterio se había adoptado para la participación de los fajardinos en la constitución de la federación, por instituciones o de manera individual. El señor Presidente declaró que el punto lo iba recién a precisar la asamblea. El señor Epifanio Pérez solicitó a la presidencia que informe del número de las instituciones acreditadas oficialmente. El señor Presidente informó que las instituciones que habían acreditado delegados eran Apongo, Canaria, Hualla, Huancasancos, Huancaraylla, Vilcanchos, Carapo, Tiquihua, Porta Cruz, Morcolla Chico y Espite.

El señor Pérez, continuando, dijo: en vista de que no todas las instituciones fajardinas habían acreditado sus delegados, esta asamblea, por emanar de una segunda convocatoria, tenía plena facultad para pronunciarse sobre la forma del voto para la constitución de la federación y planteó, como cuestión previa, para que todos los presentes participen con voz y voto. El señor Quintiliano Torres sostuvo que por la importancia del punto a tratarse, era necesario que se convoque a otra asamblea extraordinaria y a la que debía asistir, por lo menos, la mitad más uno del total de fajardinos, ya que los que constituyen a esta asamblea no era la mayoría, teniéndose en cuenta los cuarenta y cinco mil habitantes que tenía Fajardo, según el censo de mil novecientos cuarenta (1940), más adelante dijo que no era legal pensar en la fundación de la federación porque ella era un organismo político de lucha de clases por abordar campos económicos y sociales, y, por esta razón, se corría el riesgo de que la federación no fuera reconocida por el gobierno.

El señor Manuel Quispe expuso que para la constitución de una federación era necesario que las instituciones que iban a formar parte estuviesen reconocidos por el Estado, sostuvo que los que pretendían formar la federación estaban incurriendo en delito.

El señor Armando Alfaro afirmó que nunca antes se había reunido los fajardinos en número crecido como esta noche y que ésta era reflejo de su vivo interés por la constitución de la federación, haciendo comparación entre las asociaciones y las federaciones, sostuvo que ambas perseguían fines iguales y la diferencia entre una y otra era solo de grado, y para que la federación se constituya no era necesario que las instituciones estuviesen reconocidos oficialmente. Las instituciones, dijo, existen por sí mismas y el gobierno las reconoce de hecho, prueba de ello era que en sus actividades sociales, culturales y deportivas eran atendidas.

El señor Teófilo Palomino dijo que traía la voz del distrito de Colca y la constitución de la federación era de gran importancia y por esta razón era partidario a fin de que se postergue para otra asamblea extraordinaria.

El señor Molina dijo que estaba perdiéndose tiempo en peroraciones innecesarias y que era necesario que todos los presentes participen con voz y voto en la constitución de la federación.

Los señores Cornejo y Sumari se pronunciaron para la ratificación del punto acordado en la última asamblea, sometido al voto la cuestión previa planteada por el señor Epifanio Pérez, se aprobó para todos los fajardinos presentes tengan participación en la constitución o no de la federación. A esta altura el señor Aparicio Godoy Vargas solicitó dejar la dirección de debates por ser uno de los firmantes de la moción para la constitución de la federación y actuar con independencia. La solicitud fue aceptada.

Los señores Pérez y Sumari sugirieron para que asuma la dirección de debates el señor Quintiliano Torres. El señor Quispe sostuvo que el señor Torres debía mantenerse en el llano para defender su punto de vista por ser oponente a la constitución de la federación y propuso al señor Cornejo para director de debates. Sometido al voto, la asamblea se pronunció para que asuma el señor Torres, y, en consecuencia, el señor Godoy Vargas le cedió la dirección de debates.

El señor Godoy Vargas, fundamentando la moción en debate para la fundación de la federación, empezó diciendo: que era necesario hablar la verdad, porque solo con la verdad el hombre sirve a los pueblos; dijo que los que se oponen a la constitución de la federación estaban tratando de disuadir y desorientar a los fajardinos con argumentos interesados para que este movimiento fracase; dijo, también, que los que pretendemos la constitución de la federación lo hacemos teniendo en cuenta los intereses y los problemas de Fajardo, y, porque su solución requiere la unión y organización de los fajardinos. Por otro lado, dijo, las instituciones fajardinas actúan en forma desorganizada y necesitan orientación y coordinación para que cumplan sus fines. Abordando el aspecto jurídico, dijo que las federaciones eran formas de asociación y que no perseguían fines políticos, sino sociales y culturales con un criterio más amplio, que la constitución del país contempla la libertad de asociación y su formalidad, según el Código Civil Peruano, quedaba al criterio de las partes, y, en consecuencia, estaba abierta el camino para que constituyamos una institución que responda a nuestra realidad. Por estas razones, dijo, era necesario la constitución de la Federación Fajardina con bases sólidas, con orientaciones precisas y definidas, con la participación de todos los fajardinos, que todos sean fundadores y, como tal , todos tendrán interés para que ella progrese; dijo que los que habían suscrito la moción, lo habían hecho cumpliendo un imperativo de su conciencia y los que rechazaban la constitución de la federación serán traidores a los intereses de los pueblos de Fajardo, terminó diciendo.

El señor Mariano Palomino dijo que la institución de Hualla estaba en completo acuerdo para que se constituya la federación porque ella era una necesidad.

El señor Quispe se pronunció en contra de la fundación de la federación y trajo en apoyo que la Federación de Cangallo había fracasado.

El señor Molina expresó que era verdad que la Federación de Cangallo haya fracasado y expresó estar de acuerdo para la constitución de la Federación Fajardina y felicitó a sus iniciadores; y, sostuvo que afirmar que la federación era un organismo político era equivocado; abordando los fines de la federación, dijo que toda institución tiene fines inmediatos y fines mediatos, y, entendía que en el caso de la Federación Fajardina los fines inmediatos será la búsqueda de la unión y sus fines mediatos el cumplimiento de sus demás fines.

El señor Pérez dijo que nuestra provincia va a cumplir cincuenta años de vida, sin embargo es la más atrasada del departamento y, ante esta situación, es necesaria la organización de la federación para encarar sus problemas y solución. Más adelante, dijo que la Constitución del Estado y la Declaración Universal del Derecho del Hombre de las Naciones Unidas admite la reunión pacífica y la de asociación.

El señor Godoy Vargas, exponiendo los fines de la federación y reiterando lo aludido por el señor Molina, dijo que la búsqueda de la unión y organización de los fajardinos son los fines inmediatos y los otros fines son: Coordinar las actividades de las instituciones fajardina, la adquisición de un terreno para el campo deportivo, editar un vocero de Fajardo, propiciar la constitución de una Confederación de instituciones provinciales del departamento de Ayacucho, y, otros fines, que contemple los estatutos tendiente al progreso integral de Fajardo. El señor Gonzales de Umasi dejo constancia de que él votaría por la constitución de la federación.

El señor Romaní de Tiquihua dijo que la constitución de la federación beneficiará a las instituciones y a los pueblos de nuestra provincia, por lo tanto, su fundación de la federación es necesaria.

Agotado el debate y sometido a voto la asamblea se pronunció por la constitución de la Federación Fajardina.

A continuación, la asamblea designó comisión redactora del proyecto de los estatutos, del reglamento provisional de elecciones y declaración de principios de la federación a los señores Aparicio Godoy Vargas, Armado Alfaro, César Molina, Mariano Cornejo y Manuel Quispe, quienes presentará dentro de quince días a partir de la fecha.

Asimismo, se acordó llevar a cabo la asamblea el martes tres de marzo para discutir y aprobar los estatutos, el reglamento de elecciones y la declaración de principios de la federación. A esta altura, el señor Ananías Sumari solicitó a fin de que el señor Godoy Vargas reasuma a la presidencia, la que fue aprobado, y a continuación tomo la dirección de debates nuevamente. El señor Mariano Cornejo agradeció por su elección para integrar la comisión redactora. El señor Godoy Vargas, en conceptuosas frases, manifestó que el 17 de febrero de 1959 (diez y siete de febrero de mil novecientos cincuenta y nueve) será recordado por los fajardinos como el día de nacimiento de su unidad en busca del progreso y bienestar común.

Se levantó la asamblea siendo las dos de la mañana.

Firmado por los concurrentes…