A mi padre (María de Santa Cruz)





 La voz de mis hermanas uniéndose á mi acento
Te ofrecen, tierno padre, filial inspiracion:
Verás en cada verso y en cada pensamiento
La voz de nuestras almas, la voz del corazon.

 No invocaré á las flores, ni al refulgente dia,
Ni al armonioso canto del tierno ruiseñor;
Si acaso no es bastante la pobre lira mia,
¡Oh padre idolatrado! me bastará mi amor.

 Yo buscaré espresiones que sepan conmoverte:
Mi amor lo encuentra todo, mi amor los hallará,
Porque mis dichas todas se cifran en quererte:
Contigo vá mi vida, contigo mi Dios vá.

 Si el mar nos lanza un dia, rujiendo furibundo,
A alguna estéril roca y con tus hijas vas,
Conformes perderemos las dichas de este mundo:
Si tu nos amas siempre ¿qué importa lo demás?

 No sufras, ni abatas porque la suerte dura
Nos siga presentando desconsolada faz;
Nos basta tu cariño, nos basta tu ternura
Para vivir dichosas en sosegada paz.

 Tú formas el tesoro que tengo mas precioso,
La vida de mi vida, mi luz, mi inspiracion;
Y en tus amantes brazos ¡oh padre cariñoso!
Tu amor y tus caricias mi recompensa son.