A los ojos de Laura

A los ojos de Laura de Tomás de Iriarte


 ¿Un soneto a tus ojos, Laura mía?   
 ¿No hay más que hacer sonetos, y a tus ojos?   
 -Serán los versos duros, serán flojos;   
 pero a Laura mi afecto los envía.   
 
 ¿Con que ha de ser soneto? ¡Hay tal porfía!  
 -¡Ta!, que por estos súbitos arrojos   
 se ven tantos poetas en sonrojos,   
 que lo quiero dejar para otro día.   
 
 -Respondes, Laura, que no importa un pito   
 que no sea el soneto muy discreto,  
 como hable de tus ojos infinito.   
 
 -¿Sí?- Pues luego escribirle te prometo.   
 Allá voy... ¿Para qué, si ya está escrito,   
 Laura mía, a tus ojos el soneto?