A la sabiduría

A la sabiduría de Juan Díaz Rengifo



 Pluguiera a Dios, que en ti, Sabiduría   
 (Guía del alma, y celestial lumbrera)   
 hubiera yo empleado el largo día,   
 la fría noche, el tiempo, que perdiera.   
 

 Tuviera con tu dulce compañía  
 alegría en lo adverso, y paz entera:   
 viera lo que no vi cuando creía,   
 que veía, lo que ver jamás quisiera.   
 

 Vencido de ignorancia, pobre, y ciego   
 entrego a ti el ingenio envejecido  
 despedido del ocio y vano juego,   
 

 ruégote le recibas, que aunque ha sido   
 perdido por su gran desasosiego,   
 sosiego ha de hallar a ti rendido.