A la muerte de Torrijos

A la muerte de Torrijos y sus compañeros de José de Espronceda


Helos allí: junto a la mar bravía
cadáveres están ¡ay! los que fueron
honra del libre, y con su muerte dieron
almas al cielo, a España nombradía.


Ansia de patria y libertad henchía
sus nobles pechos que jamás temieron,
y las costas de Málaga los vieron
cual sol de gloria en desdichado día.


Españoles, llorad; mas vuestro llanto
lágrimas de dolor y sangre sean,
sangre que ahogue a siervos y opresores,


y los viles tiranos con espanto
siempre delante amenazando vean
alzarse sus espectros vengadores.