A don Alonso Santillán, alférez real de los galeones

Poetas líricos de los siglos XVI y XVII. Tomo Primero. (1854) de Adolfo de Castro
Biblioteca de Autores Españoles. 32.
Composiciones varias de Francisco de Medrano
Nota: Se respeta la ortografía original de la época
ODA PRIMERA.
A don Alonso Santillan, alférez real de los galeones[1].

Santiso, ¿ahora, ahora la riqueza
De los ingas invidias, y guerrero
Ya oprimes con acero
La frente, y con destreza
Juegas ya el hierro fiero?
Fabricas al flamenco é inglés pirata
Cadenas, y amenaza tu estandarte
A aquella oculta parte
Do sediento de plata
Osó penetrar Marte.
Sea, y ufano tus rebeldes huella,
Dellos violento dueño apoderado;
¿Servirte han de su grado
Esclava la doncella
O el mozo aprisionado?
Ardes por oro; bebe, bebe, y tanto
El avaro, y mas que Atalo poseas;
Poder matar no crea
Su sed. ¡fáltale, oh, cuánto
A quien mucho desea!
Bien posible será volver el rio
Que de altas cumbres viene despeñado
A sus fuentes de grado,
Verse helado el estío,
Y el invierno abrasado.
Cuando tú aquellas con razón divinas
Letras del Aristótil que estimaste
Ya, y Sédulo aquistaste,
¡En cualos disciplinas
Mal constante trocaste!
La ciencia noble en mercantil cuidado,
Y la que sobre todas alabanzas
Toga modesta, en lanzas,
Habiendo de ti dado
Tan otras esperanzas.

  1. Imitación de la oda xxix del libro primero de Horacio: Ici, beatis nunc, en que se reprende á Iccio por su mudanza de filósofo en soldado por la codicia.