A do tienes la luz, Héspero mío

A do tienes la luz, Héspero mío de Fernando de Herrera


 ¿A do tienes la luz, Héspero mío,   
 la luz, gloria y honor del Occidente?   
 ¿Estás puesto en el cielo reluciente   
 en importuno tiempo y seco estío?   
 

 Lleva tu resplandor al sacro río, 
 que tu belleza espera alegremente,   
 y el céfiro te sea otro oriente,   
 hecho lucero, y no Héspero tardío.   
 

 Merezca Betis fértil tanta gloria,   
 que solo él de estas luces ilustrado, 
 a tierra y cielo lleve la victoria:   
 

 Que tu belleza y resplandor sagrado   
 hará perpetuo, de inmortal memoria,   
 mientras corriere al mar arrebatado.