Abrir menú principal

A Lope de Vega
de Francisco de Quevedo



Las fuerzas, Peregrino celebrado,
afrentará del tiempo y del olvido
el libro que, por tuyo, ha merecido
ser del uno y del otro respetado.


Con lazos de oro y yedra acompañado,
el laurel con tu frente está corrido
de ver que tus escritos han podido
hacer cortos los premios que te ha dado.


La invidia su verdugo y su tormento
hace del nombre que cantando cobras,
y con tu gloria su martirio crece.


Mas yo disculpo tal atrevimiento,
si con lo que ella muerde de tus obras
la boca, lengua y dientes enriquece.