A Dios por razón de estado: 088

Pág. 088 de 098
A Dios por razón de estado Pedro Calderón de la Barca


INGENIO:

No, porque
hombre tan malo, que quiso
Hijo de Dios parecer,
no siéndolo, fuerza era
de dañada intención ser,
de maligno corazón,
de depravado interés,
y lo había de mostrar
en otras costumbres; pues
los efectos manifiestan
de los pechos el doblez.
¿Qué ambición tuvo?

SINAGOGA:

Ninguna;
descalzo de pierna y pie,
peregrino en pobre traje.

INGENIO:

¿Qué valimiento tener
con príncipes intentó?

SINAGOGA:

Ninguno, pues sólo fue
con humildes pescadores.

INGENIO:

¿Y qué medraron con él?


A Dios por razón de estado de Calderón

Elenco - Auto