A Dios por razón de estado: 082

Pág. 082 de 098
A Dios por razón de estado Pedro Calderón de la Barca


PABLO:

A que,
siendo infinita la culpa
del hombre, satisfacer
lo finito a lo infinito
no podía, y así fue
piedad que el Hijo de Dios
satisficiese por él,
encarnando en una Virgen
Madre, que antes y después,
y entonces, permaneciese
siempre virgen, sin romper
grosero cierzo de humano
contacto la candidez
del botón de la azucena,
ni el capillo del clavel.

INGENIO:

Hasta aquí por respondido
también me doy.

SINAGOGA:

Yo también,
pues es cierto que vendrá.

PABLO:

Y aunque ha venido, lo es.

SINAGOGA:

¿Cómo que ha venido?


A Dios por razón de estado de Calderón

Elenco - Auto