A Dios por razón de estado: 070

Pág. 070 de 098
A Dios por razón de estado Pedro Calderón de la Barca


SINAGOGA:

¿Ni cómo podía ser
el que sin estar cumplidas
las semanas de Daniel
viniese sin aparatos
que Isaías los prevé,
diciendo que ha de venir
con majestad y poder
de relámpagos y truenos?
Si al venir habían de ser
¿qué importara que al morir
los viésemos para que
lo que fue acaso nos haga
sentir, dudar o temer,
que lo que hubo de ser antes
bastó que fuese después?
Y así, Ingenio, o lo que eres
(que yo no me he de meter
en si lo eres o no), piensa
que a quien di la muerte fue
a un escandaloso joven,
que sedicioso, que infiel
y amotinador del pueblo,
para coronarse rey
en virtud de Belcebú
obró algún milagro en fe,
de cuyo mágico arte
nos quiso dar a entender
que el prometido Mesías
estaba cumplido; y pues
no pudo salvarse a sí,
discurre en si podrá ser
que a otros salvase. Esto he dicho
por que astrólogo otra vez
no en el eclipse me arguyas,
que habrá para ti también
otro rencor, otra ira,
otra saña, otra esquivez,
otro azote u otro acero,
otra cruz u otro cordel.
 (Vase.)


A Dios por razón de estado de Calderón

Elenco - Auto