A Dios por razón de estado: 054

Pág. 054 de 098
A Dios por razón de estado Pedro Calderón de la Barca


INGENIO:

¿Pues cómo puede en dos
leyes servirse? Ve aquí
que una ley me da un preceto
y que otra no lo aceta;
¿es justo que me prometa
de dos causas un efeto?
No, si a los dos desigualo,
y para salvarme fiel
como si es bueno sin él,
y como con él, si es malo,
no te hace fuerza pensar
que Ateo que un Dios ignora;
y un Gentil, que a otros adora,
¿no se pueden conformar
a un fin mismo? Siendo así,
que error en los tres se arguya,
¿quién podrá en desgracia suya
de él gozar sin él?

ÁFRICA:

A mí
no me toca disputar
ley, que espero no tener;
sólo el acero ha de ser
el que la ha de sustentar;
y así, si apurar no quieres,
mira, has de ver y callar,
vuelva a cantar y bailar
cada uno con sus mujeres.


A Dios por razón de estado de Calderón

Elenco - Auto