A Dios por razón de estado: 035

Pág. 035 de 098
A Dios por razón de estado Pedro Calderón de la Barca


GENTILIDAD:

El aliento
suspende; no, no prosigas,
pues basta que tan soberbio,
siendo mío, de mí huyas
sin que hagas de mí desprecio.
Ven, Pensamiento, conmigo;
deja ese loco.

PENSAMIENTO:

No puedo
ir tras de ti.

GENTILIDAD:

¿Por qué?

PENSAMIENTO:

Porque
la agudeza soy del Ingenio;
tras la natural razón
me arrebata el Pensamiento.


A Dios por razón de estado de Calderón

Elenco - Auto