A Dios por razón de estado: 034

Pág. 034 de 098
A Dios por razón de estado Pedro Calderón de la Barca


INGENIO:

Porque considero
que quien tiene muchos dioses
no tiene al que yo pretendo,
mayormente cuando en todos
los que me has nombrado advierto
que a las dos contradicciones
de los dos discursos nuestros
añades otra imposible
de vencer.

GENTILIDAD:

Eso no entiendo.
¿Cómo?

INGENIO:

¿Cómo en lo ignorado
y en lo pasible cubierto
puede algún misterio haber
que por ahora no comprendo?
Pero en lo pecaminoso
no es posible haber misterio
que a la razón natural
no repugne, pues más cierto
es de un Dios en los delitos
quitarlos que cometerlos.
Hablen en Mercurio robos;
en Júpiter, fingimientos;
en Apolo, ansias y amores;
en Ceres, envidia; celos
en Juno; en Saturno, iras;
en Diana, devaneos;
avaricias en Neptuno,
y entre Proserpina y Venus
hable de Plutón el robo
y de Marte el adulterio,
pues, ¿cómo he de hallar en ti
efecto útil si en ti veo
pecaminosas las causas
de las causas?


A Dios por razón de estado de Calderón

Elenco - Auto