A Dios por razón de estado: 030

Pág. 030 de 098
A Dios por razón de estado Pedro Calderón de la Barca


LOS DOS:

¡Oh, cuál anda entre los dos
vacilando el Pensamiento!

PENSAMIENTO:

¿Qué ha de hacer si ambos iguales
tiráis de mí, tan a un tiempo,
que yendo y viniendo a entrambos
descanso en ninguno tengo?

INGENIO:

Vente conmigo, que yo,
que en mí lo hallarás, te ofrezco.

GENTILIDAD:

¿Cómo?

INGENIO:

Como desvelada
la confusión de mi ingenio
en dos extremos tan grandes
como tu extremo y mi extremo.
En ti imaginando un Dios
de ojos, manos y oídos lleno,
que, como dijiste, sea
causa de causas, y luego
en mí un Dios imaginado
a la vista de este estruendo,
que sea pasible, he de hacer
de ambas dudas un compuesto
para asunto de este acto.


A Dios por razón de estado de Calderón

Elenco - Auto