A Dios por razón de estado: 018

Pág. 018 de 098
A Dios por razón de estado Pedro Calderón de la Barca


GENTILIDAD:

Otro, que dijo muriendo,
ten de mí misericordia,
cuyos dos altos acuerdos
pusieron en esperanzas
de que había de venir tiempo
que este Dios, causa de causas,
de ojos, manos y oídos lleno,
se nos declare, y se dé
a conocer y así, a efecto
de persuadirle con dones
y de obligarle con ruegos
en este sagrado monte,
que yace, eminente, en medio
de Heliópoli, ciudad
del sol, y Atenas, asiento
de las ciencias, consagró
la vecindad de esos pueblos
ese alcázar, dedicando
la majestad de ese templo
al ignoto Dios, a cuyos
umbrales cada año hacemos
festivas aclamaciones,
y pues que ya, satisfecho
tu discurso, no le queda
réplicas al argumento,
nada respondas, sino
ociosamente suspenso
atiende al alegre culto
de nuestra Música, puesto
que en materias de fe, sólo
toca callar al Ingenio.


A Dios por razón de estado de Calderón

Elenco - Auto