A Dios por razón de estado: 014

Pág. 014 de 098
A Dios por razón de estado Pedro Calderón de la Barca


INGENIO:

Divinidad destilada,
que es decir lo más intenso
de la porción de divina
que goza el alma, y si esto
no basta para saber
quién soy, aunque fue mi empleo
la escuela de Apolo, Marte
me admite entre sus estruendos,
cuando entre los aparatos
de sus máquinas, de fuego
no es el menos estimado
el arte del ingeniero;
y así, de pago, que es
posesión o heredamiento,
y de Aries, que es Marte, tomo
el sobrenombre, añadiendo
el Dionisio, que antes dije
Pago, y Aries, con que haciendo
a Dionisio Aries, y Pago
cabal mi nombre, a ser vengo
a dos luces por los dos
sentidos: en el primero
el de Dionisio Areopago,
en el segundo el Ingenio;
el Pensamiento, este loco,
que pocas veces atento
se ve a obedecer, me asiste,
con él y mi ciencia vengo
deseoso de saber
qué culto, qué rendimiento
es este que dais a un Dios,
si a la aclamación atiendo,
que ignoráis, porque quisiera
saber con qué fundamento
se da al templo, y no al altar
ni al simulacro.


A Dios por razón de estado de Calderón

Elenco - Auto