A *** (Salas y Quiroga)

A *** (Salas y Quiroga)
de Jacinto de Salas y Quiroga



    Sublime virgen, a mi canto atiende,   
 y si mi nombre el eco de la fama   
 repite un día y te alboroza el pecho,   
 di, virgen mía, que tu amor me inflama.   

    Tu amor es quien mi párpado humedece,  
 tu amor el que da sones a mi lira,   
 tu amor es el que acalla mis pesares,   
 tu amor quien este cántico me inspira.   

    Por Delia suspiró Tibulo versos,   
 el Petrarca por Laura, y por Elvira 
 suspiró Alfonso, el cisne de la Francia,   
 y sus nombres por siempre tendrán vida.   

    ¡Dichosa la beldad que ama el poeta!   
 Es eterna cual él... O virgen pura,   
 si los siglos audaz mi canto vence, 
 tu nombre será eterno y mi ternura.   

    Y en los remotos siglos una amante   
 repetirá a su amante tiernamente:   
 «Ámame cual Fileno amó...» Y entonces   
 tu nombre sabrá el mundo solamente.