Abrir menú principal

¿Quién no se muere de tu amor si mira

¿Quién no se muere de tu amor si mira
de Lope de Vega


Soneto XXXII
   ¿Quién no se muere de tu amor si mira 
con la piedad que escuchas y respondes?
¿Cómo es posible que las puertas rondes
de un alma, que te trata con mentira?
   Mas eres Dios, Señor, ¿de qué me admira 
el mirar que ofendido no te escondes?
A quien te quiere y ama correspondes,
y con quien te ofendió, templas la ira.
   Cuando consideré mi desvarío,
temblaba yo tus iras y desdenes,
y hallé tu pecho fácil, tierno y pío.
   ¡Qué condición tan generosa tienes! 
¿Quién es ingrato con tu amor, Dios mío, 
pues apenas te llaman, cuando vienes?